Gigantes pegan primero en la semifinal ante Caimanes

La defensiva y los relevistas de Caimanes fallaron y Gigantes se llevaron el primer juego de la semifinal del Béisbol Profesional (7-5). Este sábado a las 5 p.m., segundo duelo.

Los Gigantes pegaron primero. Aunque habían perdido seis de los ocho juegos que afrontaron ante los Caimanes en la temporada regular, la novena novata no se amilanó y se impuso 7-5 a los reptiles, anoche en el estadio Édgar Rentería, en el primer choque de la serie semifinal de la Liga de Béisbol Profesional Colombiano.

Mañana, a partir de las 5 p.m., en el mismo escenario, se repetirá el duelo peloteril entre los dos representativos barranquilleros.

En un juego emocionante, parejo, de toma y dame, presenciado por un buen número de fanáticos, el equipo creado por legendario pelotero currambero Édgar Rentería, le dio la sorpresa al favorito y actual campeón del torneo, que ofició como ‘home club’.

En el segundo episodio, Jonathan Solano, receptor barranquillero que ha estado en Grandes Ligas, empujó la carrera que inauguró la pizarra. Un elevado de sacrificio del cátcher trasladó a Andy Vásquez de tercera hacia el plato en pisa-corre. El jardinero central, que atrapó la pelota, intentó poner quieto al dominicano, pero su disparo fue impreciso y, además, se le escapó al receptor Víctor De Hoyos.

La reacción de Caimanes fue inmediata y en la parte baja de la misma entrada, el dominicano Ramón Marcelino la sacó del estadio (literalmente) con un bambinazo por encima del bosque derecho.

Ya en el tercer acto, la caja registradora local siguió sonando, Manuel Meléndez conectó un batazo entre el bosque central y el izquierdo, hubo un error en el fildeo y Francisco Acuña, que venía corriendo desde la primera base, llegó a salvo al plato para anotar la segunda carrera de los saurios.

Meléndez, que llegó a la antesala tras toque de sacrificio de Dilson Herrera, anotó la tercera rayita luego de un sencillo del grandesligas Harold Ramírez (Marlins de Miami).

Los Gigantes no se achicaron y volvieron a empatar el tablero en el quinto inning. Sneider Batista despachó un imparable por encima de la segunda y Erick Salcedo y Leudys Báez anotaron.

Sin embargo, la alegría por la igualdad duró tanto como un merengue en la puerta de un colegio. Tampoco hubo quinto malo para los Caimanes que volvieron a remontar con un doblete del dominicano Audy Ciriaco entre center y left field que llevó hasta el home a Acuña y Meléndez. La pizarra se puso 5-3.

No obstante, el campeón no supo conservar su ventaja. Los errores en defensa (cuatro en total) y el pésimo trabajo de sus lanzadores relevistas dio al traste con la posibilidad victoria. José Altamiranda le concedió bases por bolas a los tres bateadores que enfrentó y se fue del juego con las almohadillas llenas. Luis Yendis lo reemplazó y entró en la misma tónica. Con una carrera de ‘caballito’, los Gigantes descontaron y cabalgaron hacia el triunfo porque en el turno siguiente, Bryant Flete, con un tercer pitcher en la lomita (Ronny Agustín), bateó un roletazo y entraron dos carreras, una por error de fildeo en la inicial de Gerson Jiménez. Salcedo y Báez anotaron.

Los relevistas naranjas sí le sacaron jugo a sus lanzamientos y mantuvieron la ventaja, que se hizo de dos carreras en el noveno episodio cuando un hit de Batista remolcó a Salcedo.

Hubo un conato de bronca, en la parte alta del sexto episodio, entre José Rosario y Dilson Herrera. El cartagenero le reclamaba al dominicano una barrida malintencionada en su intento por evitar un doble play contra Gigantes. Afortunadamente no pasó a mayores.

Después de 3 horas 40 minutos, Gigantes cantaron victoria. Se la acreditó Hernán Guzmán. Luis Altamiranda cargó con la derrota.

En la otra serie semifinal, Vaqueros de Montería derrotó 7-6 a los Toros de Sincelejo, en la capital de Sucre.

FUENTE: EL HERALDO

COMPARTIR AHORA

NOTICIAS RELACIONADAS